EL CONFESIONARIO

Se acerca un joven al confesionario:

“Padre, acúsome de que me la jalo mucho”.

Entonces, se escucha una voz que le dice:

“Pues por mí te la puedes arrancar cabrón; yo soy el carpintero de la iglesia y ando barnizando esta madre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: