TONTERIAS

Un mecánico le prestó a un colega suyo un taladro y, como éste llevaba algún tiempo sin que se lo devolviese, decidió llamarlo por teléfono para recordárselo.

Cuando aquel le contestó le dijo: “Oíme bien, Roberto. ¿Cómo estás?”

“Bien, Romualdo. Gracias. ¿Dime qué deseas?”

“Pues hombre, que te estoy llamando por el taladro”.

“No jodás, pero se te oye muy clarito, sin ruidos ni interferencias”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: