LA SAL

Le dice la mamá a su hijo:

“Ve a la tienda y me compras un kilo de sal menuda.”

Va a la tienda y hay una vendedora con una blusa que enseña casi las tetas.

“Señorita, quiero que me de un kilo de sal menuda.”

Se agacha la vendedora y enseña casi todos sus pechos. El muchacho le dice:

“Me la está poniendo gorda.”

“Te la estoy poniendo menuda.”

Y el dice:

“¡MENUDA ME LA ESTAS PONIENDO!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: