EL PIJAMA

Buenas noches.

Y al decir “noches”, me asalta una duda que me mastica el alma y me entumece el espíritu… Ni los padres próceres de la Humanidadni los sabios de Grecia han atinado a resolver: ¿Cada cuánto hay que echar a lavar un pijama? ¡Eso no lo saben ni las madres!

No sabemos nada de los pijamas. ¿Qué sabemos? Que son para regalar… y que no sirven para dormir. Los botones no te dejan, que se clavan. Se han dado casos de gente que se ha quedado dormida y se los han tenido que extirpar.

Yo creo que si tuviéramos que comprar nuestros propios pijamas, los elegiríamos sin botones. Pero como son un regalo, decimos: “Es pa’ otro.¡Bah! Que se joda!”. Por esa regla de tres podrían hacer, para regalo… ¡tampax de mimbre! Son pa’ otro…

Por eso los jóvenes tenemos nuestros propios pijamas: el calzoncillo y la camiseta vieja. Sí, es uno de los logros de nuestra generación, meternos en la cama con cualquier cosa.

El problema es: ¿Vale cualquier camiseta para camiseta de pijama? ¿Cómo se elige una camiseta de pijama? ¿Ha de tener alguna virtud? ¡Sí! Tiene que ser fea. Como de propaganda de comercia local: “Andamiajes Corrochano”, ¡perfecta! Esa la tocas y ya te entra sueño… Pero hay otra vía para que una camiseta llegue a camiseta de pijama… Una noche, se queda tu novia a dormir en tu casa, coge tu camiseta favorita, la de Britney Spears, y con total impunidad te dice: “Te cojo esto pa’ dormir”. Y duerme con ella. Y esa camiseta ya no vuelve a ser la misma.

En cuanto una camiseta pasa una noche como camiseta de pijama… pierde la inocencia… se queda como triste… La miras y dices: “Britney, te veo mala cara”. Y te dice: “Ya, es que he pasado mala noche…”.

Claro, por eso hay que conocer muy bien el “ciclo de vida de la camiseta”: ¿Cuántas veces hay que ponerse una camiseta para que pase a camiseta de pijama? ¿Y cuántas noches ha de pasar como  camiseta de pijama para que pase a limpiar cristales? Y lo que es más triste: ¿Cuántos cristales ha de limpiar una camiseta de pijama para que pase a trapito de los zapatos? Que eso ya es lo último, es poner la camiseta a la altura del betún.

// <![CDATA[//
// <![CDATA[//
Anuncios

6 comentarios to “EL PIJAMA”

  1. awesome account you bear

  2. Maria Eugenia Lopez Says:

    Demasiado bueno este artículo y…demasiado cierto y real!. Estaba buscando el trasfondo psicológico de la gente que usa pijamas todas las noches…que no se hayan sin ella puesta para dormir y que además usan el malvado gorro (tipo duende) que usaba el Dr.Smith en la serie (antigua por cierto) “PERDIDOS EN EL ESPACIO”.

  3. ¡muy bueno! me has inspirado para escribir un artículo 😉 gracias!

  4. marlen Says:

    Super bueno!!

  5. cuales el dinero de pillama party? porfavor digamelo 🙂

    • 123

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: